Oferta en joyas de plata y oro

martes, 6 de marzo de 2018

Ágata, cualidades y características de esta piedra semipreciosa

Características del ágata

Ágata azul
El ágata no es precisamente un mineral, es más bien un conjunto de variedades microcristalinas del cuarzo, la cual aparece en rocas volcánicas y puede encontrase también en variados tamaños, desde los más pequeños hasta algunos ejemplares de ágata que puede medir varios metros.

Esta piedra semipreciosa es realmente hermosa y era empleada en la antigüedad por lo egipcios, que la utilizaban para adornar los ojos de sus dioses o para suplantar los ojos de los muertos, esto se debe a que entre las características del ágata se encuentra el hecho de que suele presentar múltiples bandas concéntricas con colores similares translúcidos y opacos que le dan apariencia de ojo.

Las ágatas también puede tomar varias formas y presentarse en diferentes variedades de tonalidades y colores, estos pueden variar desde el azul grisáceo hasta los rojos, pasando por los rosados, los verdes y los marrones.

Propiedades y cualidades del ágata

El ágata puede encontrarse en varias disposiciones concéntricas, algunas de ellas en bandas paralelas o dispuestas en forma caótica, mostrando una gran variedad de tonalidades e intensidad de colores. Por este motivo, las antiguas tradiciones han tenido un alta estima por esta piedra semipreciosa, adjudicándole un buen número de propiedades curativas y energéticas, haciendo que en la actualidad esta piedra sea considerada un excelente símbolo y elemento para la sanación y el trabajo con energías.

Las ágatas más valiosas son especialmente aquellas que no hayan sido teñidas, puesto que este la sustancias utilizadas para el teñido alteran la composición energética de la misma.

Veamos algunas de las propiedades del ágata:
  • Propiedades energéticas: El ágata revitaliza cualquier órgano o lugar del cuerpo en el que se coloque. Además de ser revitalizadora, el ágata también presenta un alto valor como protector energético. Como esta piedra nace de lugares volcánicos, se encuentra íntimamente asociada con el fuego, por lo tanto puede ser utilizada para potenciar la creatividad de su dueño.
  • Propiedades de sanación: a nivel emocional, el ágata posee grandes propiedades para la sanación, ayudando a limpiar el corazón de sus heridas y a purificar el aura, de tal manera que facilita la aceptación de las situaciones incómodas. Es una piedra que ayuda a superar los problemas y los obstáculos emocionales, transformando las emociones negativas y brindando seguridad a quien la porta.

    El ágata de color azul ayuda a controlar todos los síntomas de la fiebre. Asimismo, esta piedra ubicada sobre cualquier lugar del cuerpo afectado por una enfermedad, facilitará la sanación. El ágata de color verde se encuentra ligada con la virtud de la proyección, por lo tanto es muy utilizada para sanar enfermedades de los ojos y para mejorar la visión.
  • Decoración y purificación de lugares: al ser esta piedra es un potente depurador tanto energético como emocional, ubicada en cualquier parte del hogar y del trabajo facilita la concentración y la capacidad para trabajar de aquellas personas que se encuentren en el lugar. Además, neutraliza las energías negativas tales como los celos y las envidias que puedan existir entre los habitantes del lugar.

    El ágata se utiliza también en jardines y lugares en los que existan plantas, puesto que a ella se asocia la capacidad de crecimiento, la fertilidad y la renovación.

0 comentarios:

Más opciones en joyas de plata y oro