Oferta en joyas de plata y oro

lunes, 19 de marzo de 2018

El color de las piedras preciosas y semipreciosas, significado y relevancia

El color de las piedras preciosas y semipreciosasEn joyas de plata y oro ya hemos hablado en en un post anterior sobre el hecho de que la influencia de los amuletos de piedras preciosas y semipreciosas sobre sus portadores tiene mucho que ver con las propiedades electromagnéticas y composición química de la piedra. Pero tampoco debemos olvidarnos de que los colores de las piedras preciosas y semipreciosas también tienen una importancia capital, ya que es lo primero que nos llama la atención e impresiona al contemplar cualquier tipo de piedra.

Según señala la cromoterapia, el cuerpo humano necesita de todos los colores. Al principio se pensaba que los colores más necesarios eran los básicos (amarillo, azul y rojo), pero posteriormente diversos estudios han señalado que los colores más importantes para los hombres son el verde, el rojo y el violeta. Admitamos o no este hecho, lo que si está bastante claro es que los colores tienen una gran influencia psicológica sobre la mente humana.

El color amarillo

Es un color caliente y enormemente vitalizante. Las radiaciones de este color estimulan el sistema nervioso y no son recomendables para las personas que se excitan con facilidas.

Las piedras preciosas y semipreciosas de este color, incluyendo toda la gama del amarillo al naranja, son piedras que aportan alegría, equilibrio, e inducen el desarrollo de la inteligencia.

Entre las piedras de este color se encuentran: el diamante, el zafiro, el topacio occidental, las turmalinas amarillas, el jacinto occidental, el ojo de gato, el feldespato, el zircón, la crisolita y el zircón.

El color azul

Las piedras preciosas y semipreciosas de este color tranquilizan los nervios y relajan el sistema vascular. Se dice que además inducen a la buena voluntad hacia los demás.

Entre estas piedras se encuentran: el zafiro, el topacio, la turquesa, el berilo, el lapislázuli y la turmalina.

El color blanco

Las piedras preciosas y semipreciosas de este color son señal de pureza y refuerzan a la elevación del espíritu. Se dice que otorgan un gran vigor, dan fuerza y ayudan al desarrollo espiritual y moral de las personas que las poseen.

Entre ellas podemos encontrar: la turmalina blanca, el ópalo, la calcedonia oriental y occidental, la cornalina, el jade, la adularia, el jaspe y el zircón.

El color rojo

Está bastante claro que las piedras preciosas y semipreciosas rojas son las más estimulantes y calientes de todas las piedras. Desarrollan la vitalidad y la actividad sensorial, por ello se considera que estas piedras incitan el desarrollo del intelecto, estimulan los sentimientos y conceden a sus dueños una gran fortaleza y energía.

Entre las piedras de color rojo podemos citar: el rubí, el jaspe, las turmalinas rojas, el coral, las espinelas, la cornalina y el aranate.

El color verde

Las radiaciones de las piedras preciosas y semipreciosas de color verse se consideran purificadoras y estimulantes. El verde es un color que favorece y predispone al reposo (algunas teoría señalan a este color como el ideal para pintar habitaciones de hospital, quirófanos y estancias en que los enfermos necesiten tranquilidad).

Es un color más frío que el rojo, el anaranjado y el amarillo. La calma es la característica que domina a las piedras preciosas y semipreciosas de este color. En suma, el verde se utiliza para relajar el cuerpo y la mente. Además, al estar intercalado en el centro del espectro, epresenta el equilibrio y la simetría de fuerzas.

Entre las piedras de este color encontramos: las esmeraldas, el jade, el jaspe, la crisoprasa, las turmalinas, la calcedonia y el peridoto.

El color violeta

Los matices violeta tienen efectos sedantes para el sistema nervioso. Se dice que las piedras preciosas y semipreciosas de este color ejercen un poderoso efecto calmante sobre los nervios y el espíritu. Se trata de un colo psíquico que inhibe el sistema motor.

Entre las piedras violetas podemos nombrar: las amatistas, las turmalinas, el granate de Siria y la espinela.

1 comentarios:

Elena Zapatero dijo...

En el caso de los diamantes, no sólo hay diamantes naturales de color amarillo. La naturaleza también produce diamantes de color rosa e incluso rojo (debido a la presión y el calor durante su proceso de formación). Los diamantes grises y azules obtienen este color por la presencia de boro durante su formación. También hay diamantes de color verde (cuando absorben luz roja y amarilla al estar en la capa superior de la corteza de la tierra) y los diamantes violeta y púrpura se producen por la presencia de hidrógeno, aunque algunos científicos creen que es por la distorsión del cristal.

Piedras preciosas o semipreciosas, está claro que el color tiene un efecto en nosotros aunque sea solo por su atractivo.

Más opciones en joyas de plata y oro