Oferta en joyas de plata y oro

martes, 20 de febrero de 2018

Amuletos realizados con piedras preciosas y semipreciosas

Amuletos de piedras preciosas y semipreciosasEs muy probable que sea cierto que las piedras preciosas y semipreciosas, así como los amuletos realizados con ellas, tengan una influencia real sobre sus portadores debido a las propiedades electromagnéticas y la composición química de cada una de ellas. En joyas de plata y oro hemos estado leyendo acerca del tema, y el hecho de que hayan existido a lo largo de la historia tantas piedras preciosas y semipreciosas que eran consideradas poderosos amuletos parece algo razonable por el simple hecho de que en la antigüedad a las joyas se les atribuían poderes antiveneno.

Antiguamente los envenenamientos de los reyes y personajes preeminentes eran tan habituales que todos ellos temían ser víctimas de sus enemigos por este procedimiento. Es por este motivo por el que existen infinidad de copas antiguas adornadas con piedras preciosas y semipreciosa, pero lo que en un principio puede parecer ostentación y lujo, no se trataba nada más de un "tratamiento" preventivo contra los venenos que podrían ser introducidos en sus bebidas.

A continuación encontraréis un listado de las piedras preciosas y semipreciosas más conocidas por sus propiedades al ser utilizadas como amuleto.

Ágata (gris claro): como amuleto predispone a su poseedor a la alegría.

Amatista (violeta): evita y acaba con la tristeza.

Berilo (verde azulado): protege frente a los enemigos.

Carboncillo (naranja): amuleto que incrementa el calor del cuerpo.

Crisolita (azul y verde oscuro): apacigua las mentes y predispone a la paz.

Esmeralda (verde): se le atribuía poder antiveneno y según la creencia popular, la esmeralda se quebraba y perdía brillo cuando quien la poseía faltaba a la castidad.

Granate (rojo): un amuleto símbolo de la lealtad y la sinceridad de los sentimientos.

Jacinto (naranja): amuleto que simboliza los sentimientos amorosos. Antiguamente se decía que servía para proteger contra la hipocresía y que aseguraba la esterilidad. Más tarde se dijo que esta piedra semipreciosas favorecía la alegría y era capaz de dotar de dinamismo a la persona que la portaba.

Jade (transparente con matices verdes): en el siglo XVI se utilizaba como remedio contra las paperas, la nefritis y las enfermedades de la vesícula. Como amuleto se le atribuyen poderes para favorecer la calma, la tolerancia, la paciencia y la bondad.

Jaspe (verde oscuro): favorece la fecundidad.

Labradorita (incolora o gris): como amuleto se dice que aumenta el encanto personal y nos da poder de seducción.

Lapislázuli (azul): una gema que simboliza la felicidad, la alegría y la salud.

Malaquita (verde negruzco): amuleto que refuerza la inteligencia y estimula la fuerza de persuasión.

Ojo de gato (traslúcida y de colores combinados): en la Edad Media se utilizaba como amuleto para curar y tratar enfermedades infantiles, las anginas y algunas enfermedades nerviosas. Se considera una piedra maléfica y por ello el que la porta queda influido en un doble sentido, aumentando la perspicacia o las malas intenciones, o fomentando la falsedad o la vigilancia.

Ónix (rosa): se le atribuye poderes que favorecen la castidad.

Ópalo (múltiples colores con reflejos cambiantes): como amuleto simboliza el cariño y la confianza. Se dice que favorece el sueño.

Peridoto (del verde amarillo al verde oliva): se la conoce como la piedra semipreciosa de los amores repentinos y la razón.

Quelonia (rosada): como amuleto se le atribuyen poderes para revelar el porvenir.

Rodonita (rosa): un amuleto que refuerza los lazos afectivos y favorece la amistad.

Rubí (rojo): piedra preciosa que simboliza el amor apasionado.

Sardónica (rojo): es la variedad roja del ágata y como amuleto aumenta el valor del que la porta.

Topacio (amarillo y anaranjado): el amuleto de la simpatía.

Turmalina (múltiples colores): favorece las pasiones y confiere salud.

Turquesa (azul verdoso): como amuleto se usa contra el mal de ojo. Es la piedra de los jóvenes, la esperanza y la confianza. Antiguamente se creía que cambiaba de color cuando algo malo amenazaba a su poseedor.

Venturina (amarillo pardo): amuleto que favorece los éxitos inesperados, las sorpresas agradables y la fortuna imprevista.

Veyentana (negra con motas blancas): se dice que provoca sueños agradables.

Xantipa (azul): como amuleto se dice que evita la maldad femenina.

Xecontalitus (grisácea): piedra que aumenta la capacidad de sufrimiento y el valor.

Zafiro (azul): la piedra de la amistad. Como amuleto simboliza la sabiduría y la prosperidad.

0 comentarios:

Más opciones en joyas de plata y oro